Si es pintor, seguramente la cinta de carrocero forme parte del material que utiliza en su día a día.

La cinta de carrocero es una cinta adhesiva de papel que tiene como objetivo cubrir las zonas que no quieres que se manchen ni que llegue ninguna gota de pintura.

Además de proteger la penetración de pintura, también tiene una utilidad adicional: evitar la rebaba o línea marcada de pintura tan antiestética.

Pero para conseguir los resultados deseados es necesario saber cómo emplearla. Por eso, en las siguientes líneas, le daremos algunas recomendaciones para que tenga un acabado profesional.

Consejos para obtener los mejores resultados al pintar

En primer lugar, es vital limpiar bien la superficie donde más tarde colocaremos la cinta. Así evitaremos que la cinta de enmascarar (o de carrocero) se despegue. ¿Cómo es mejor limpiarla? Nosotros recomendamos emplear un trapo impregnado con alcohol. Con esta acción retiraremos tanto el polvo como cualquier resto químico.

Por ejemplo, el rodapiés es uno de los lugares donde más polvo se acumula y que requiere más insistencia en su limpieza.

Cómo usar la cinta de carrocero antes de pintar

Después, hay que asegurarse de que la cinta quede bien fijada. Para eso puede serle de ayuda una espátula. Esta le ayudará también a hacer líneas rectas cuando coloque la cinta de carrocero.

Y, para acabar, uno de los problemas más comunes ocurre a la hora de despegar la cinta de carrocero. Nuestra recomendación es retirarla cuando todavía está húmeda la pintura. ¿Y qué ocurre si ya se le ha pasado el momento y se ha secado? En ese caso, marque el borde de la cinta con una espátula. Después, ya puede tirar de ella y se despegará de forma limpia.

Para hacerse con cinta de carrocero de calidad y completar trabajos profesionales, póngase en contacto con Improtec.

Contacto