El cartón corrugado es un material que destaca por su flexibilidad y resistencia.

¿Para qué usos se ha ideado? ¿En qué formatos lo podemos encontrar? ¿Hay que tener en cuenta información adicional sobre su seguridad? Respondemos estas cuestiones en las siguientes líneas.

Funciones del cartón corrugado

En general, aunque hay muchas aplicaciones posibles, se distinguen tres usos principales de esta clase de cartón:

  • Protección de superficies. El ejemplo más claro es el de proteger el suelo mientras se procede a pintar el techo. Pero engloba cualquier otro tipo de trabajo en el que pudiera ensuciarse o dañarse.
  • Envoltura de objetos. En especial, cuando se realizan envíos, los artículos deben estar bien protegidos para evitar arañazos, golpes o contaminación por un agente externo. Gracias a su versatilidad, el cartón corrugado se adapta a todo tipo de formas y tamaños.
  • Compartimentos. Cuando pensamos en la protección de un embalaje, tendemos a olvidar que a veces es el propio contenido el que se daña entre sí. Por ejemplo, si hay diferentes piezas pueden chocar entre ellas y generar defectos estéticos en el acabado superficial. Pero el cartón corrugado previene este tipo de incidencias.

Formatos en que lo podemos encontrar

Lo cierto es que existen diferentes presentaciones en el mercado.

No obstante, desde Improtec ofrecemos los rollos de cartón corrugado. ¿Por qué motivo? Porque estamos seguros de que es el formato más polivalente, que se adapta a todos los usos.

La altura estándar es de 90cm, pero el largo puede escogerse entre tres opciones: 25, 45 o 50 metros de largo.

Recomendaciones de Improtec

Como expertos distribuidores de cartón corrugado, compartimos las siguientes sugerencias:

  1. Mantener el producto alejado de la luz del sol y almacenarlo en su embalaje original.
  2. Comprar el material con garantías de seguridad de acuerdo a la normativa vigente.

Contáctanos para hacer tu pedido de cartón o cualquier otro de nuestros productos.

Contacto